Ferrari, con el objetivo de seguir cerrando la brecha con Red Bull

Fotomontaje MotorTimeES - Jaime Chico Dueñas

Ferrari empezó la temporada con un coche que parecía estar por delante de Red Bull, pero con el paso de las carreras la fiabilidad les condenó.

Por ejemplo, Charles Leclerc abandonó en Barcelona cuando lideraba con toda la comodidad del mundo y Ferrari sufrió un doble abandono en Bakú. De hecho, Leclerc lideraba ampliamente el campeonato de pilotos y Verstappen ha logrado recortarle muchos puntos y colocarse líder. Se podría decir que el mayor rival de Ferrari está siendo Ferrari. Los casi constantes fallos son muy perjudiciales para el equipo.

Sin embargo, la escudería italiana sigue teniendo opciones de pelear por ambos campeonatos y así lo intentará hasta el final. En el último GP, celebrado en Silverstone la semana pasada, volvieron al escalón más alto del podio de la mano de Carlos Sainz. En Silverstone, su ritmo en clasificación mojada fue bueno pero no superior al de Verstappen.

A pesar de esto, Sainz logró la pole porque fue el único de los de arriba que consiguió una vuelta limpia en los últimos minutos de sesión, cuando la pista estaba más seca. En carrera su velocidad fue mejor que la de ningún otro coche en pista y solo la estrategia les privó del doblete.

Charles Leclerc

El monegasco no tuvo suerte en el último Gran Premio y fue superado en clasificación por Carlos Sainz por segunda vez en lo que llevamos de temporada. En la carrera lideraba de manera cómoda hasta la llegada del SC que lo cambió todo. Ferrari tomó la decisión de dejar a Charles en pista con neumáticos duros desgastados, mientras que sus competidores por la victoria entraron para poner blandos. Lógicamente, cuando el período de coche de seguridad acabó, sus rivales fueron infinitamente más rápidos que él, relegándolo hasta la cuarta posición.

 

En Austria, Charles espera redimirse. «Me recuerda a una pista de karts, con unas pocas vueltas y un tiempo de vuelta de poco más de un minuto. Además adelantar no es difícil aquí, por lo que las carreras suelen ser divertidas. El año pasado tuve un toque con otro coche en la primera vuelta y aún así logré ganar muchos lugares y no terminar muy lejos de los líderes. Con estos coches, será importante averiguar cómo lidiar con los bordillos para maximizar el rendimiento sin dañar el coche».

Charles Leclerc | Fuente: Getty Images

Carlos Sainz

El madrileño viene de hacer uno de los fines de semana más positivos para él en toda su carrera deportiva. Estrenó su casillero de victorias y poles en F1. Sin duda esto le quitará mucho peso de encima para lo que resta de temporada. En clasificación, fue el único de los coches más rápidos que logró cuajar una vuelta limpia en el último intento de la sesión cuando más seca estaba la pista.

Por otra parte, en carrera mantuvo el ritmo de los que le acompañaban en la parte alta de la parrilla, esperando su oportunidad de ganar la carrera. Y esa opción apareció con el SC. Con gomas más frescas y un compuesto más blando no tuvo problemas en pasar al líder en la relanzada.

El piloto español ha estado toda la semana en el simulador preparándose para el GP de Austria. «Como de costumbre, trabajamos muy de cerca, intercambiando datos para llegar lo mejor preparados posible. Especialmente en un fin de semana en el que el formato Sprint significa que tendrás muy poco tiempo para configurar el coche». También ha dicho que ganar un GP es «algo inexplicable» y que «fue muy emotivo, aunque no hubo mucho tiempo de celebrar».

Carlos Sainz celebrando su primera victoria | Fuente: Getty Images